miércoles, 20 de octubre de 2010

Espejo espejito.



Tú eres aquel patito feo que soñaba con ser cisne para enamorar a las princesas. Esquivas las miradas deseando ser feliz, con los ojos encharcados y la autoestima hecha trizas. Eres una flor, sin olor, que se marchita con la escarcha de la vida. Chapoteas en los charcos de agua sucia. No tiene importancia tu apariencia, elegancia es tu persona, que te sientes indefensa, propensa a verte fea, la vida es un trofeo que no creo que tú veas si eres presa de un bloqueo. El espejo es tu enemigo y tu reflejo tu castigo, te valoras poco. Tienes vértigo de verte tan lejos de tu signo. Tu abrigo son tus lágrimas, tu físico es maligno. Tu mente te engaña, niña pobre, sueñas con el oro pero te vendes por cobre. Corre niña corre, que el tiempo se te escurre y este miedo te corroe. Sientes soledad porque nadie me socorre, la oscuridad nunca es más fuerte, a decir verdad no quieres la muerte. Nuevo sol que golpea tu ventana, una mañana más que hace que empieces con ganas. Espero que la belleza sea siempre subjetiva y que el espejo no nos diga nada malo que deprima, no quiero verte vomitando la comida porque algún infeliz te diga que tienes barriga.

1 comentario:

  1. muy buen texto, yo tampoco quiero ver algo así.. pero es una realidad que está ahí, esperemos que algún día todos aprendamos a querernos tal y como somos dejando a un lado cánones de belleza inaclanzables, pero mientras tanto.. que todos lean tu texto.

    Un saludo! pásate por mi blog si quieres :)

    http://trecethirteentreize.blogspot.com/

    ResponderEliminar