martes, 19 de octubre de 2010

Miedo.




Me siento asfixiada, en un maldito laberinto del que no encuentro la salida. Todo está muy oscuro, y cuando veo un mínimo rayo de luz, algo lo hace desaparecer. Soy una maldita cobarde, por no ser capaz de dejar ese ''veneno'' que me consume y me obsesiona, lo hacen llamar comida. Una cobarde por rajarme el brazo, y más partes de mi cuerpo para sentir dolor, y no soy capaz de rajarme entera para dejar de sentirlo. Una cobarde por llorar cuando nadie me ve, en vez de luchar. Por no tomarme un bote de pastillas para no despertarme más, por miedo a fallar. Porque soy una estúpida para todo, incluso para morirme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario