viernes, 5 de noviembre de 2010

Ana.


-¿Por qué coño no puedes olvidar el pasado y vivir como todo el mundo, no puedes ser feliz, joder?
-Tú no lo entenderías, no puedo y punto.
-Dime por qué.
-¿Sabes esas pequeñas cicatrices que en unos días se van y no queda rastro de ellas?
-Sí...
-Esas son las que todo el mundo tiene, las de una vida normal y corriente. ¿Sabes esas que son de una enorme caída y que no se van? De esas que la cicatriz se queda ahí, recordándotelo toda la vida.
-Sí, supongo. ¿Qué me quieres decir con esto?
-Que las mías son de las segundas, de las que no se van. Aunque quisiera olvidar el pasado, no podría. Tengo mil marcas que me lo recuerdan día tras día, y las que quedan por hacer...

No hay comentarios:

Publicar un comentario