domingo, 14 de noviembre de 2010

Suicide.


No, ya nada es lo que era. Todo cambia. No sé si es el mundo el que cambia o soy yo la que le ve de otra manera. Pero cada vez aparece más mierda. He pensado tantas veces en recurrir al suicidio... Pero, ¿por qué coño sigo aquí? ¿Por qué diablos no he desaparecido todavía? Joder, ¿tan cobarde soy?, ¿no puedo tomarme un puto bote de pastillas o que pasa? Tal vez sí, soy una cobarde. Pero no le temo a la muerte, a lo que le tengo miedo es a seguir viva, después de haber intentado suicidarme. Así que al fin y al cabo, sí, soy una cobarde. Una cobarde que algún día de estos acabará con su vida y por fin descansará y desaparecerá.

1 comentario:

  1. Prin... ahora lo ves todo oscuro pero en nuestro camino hay luz, solo has de secarte lso ojos y aparatar las cortinas de tu vision... un saludoo animoss

    ResponderEliminar